cargando

En twitter:

Expediente 2021
Jueves 23 septiembre, 2021

Veracruz, peor que Irak y Siria

Veracruz, hosanna, hosanna, en el ranking mundial. No es, por fortuna, vaya, el primer lugar en el globo por miseria, pobreza, jodidez, desempleo, anemia y desnutrición. Tampoco por el campeonato invictos en SIDA. Ni por embarazo de adolescentes y abortos clandestinos.
La organización Enkoll ha catapultado al país en el tercer lugar planetario en asesinatos de reporteros. El primero, sin embargo, en América Latina.
Y en primerísimo lugar, por encima del resto de entidades federativas, “la noche tibia y callada” de Agustín Lara.

Luis Velázquez

Arriba, caray, de Irak y Siria.
Basados en cifra del Comité de Protección de Periodistas, CJP, y Artículo 19 (tan amada por el obradorismo), de acuerdo con Enkoll, Veracruz, invicto, inderrotable.
Treinta periodistas ejecutados en los últimos treinta años. Cuatro, en el sexenio de la 4T jarocha.
Le siguen, Guerrero, Oaxaca y Tamaulipas, donde las balas, los sicarios, los malandros y los carteles y cartelitos y asociados con políticos, jefes policiacos y policías, intentan acabar a base de plomazoso el ejercicio de la libertad periodística…, con todo y que Guerrero, Oaxaca y Tamaulipas son más, mucho más conflictivos que Veracruz.
Oh paradoja, los estados con menos homicidios de reporteros son Nayarit, San Luis Potosí y Chiapas, uno en cada entidad federativa en los últimos 21 años.
Treinta en Veracruz.
Palabras mayores.
Sea el fracaso de la política de seguridad pública…
Sea el fracaso de la anterior Procuraduría de Justicia del Estado, ahora Fiscalía General…
Sea que los asesinos físicos e intelectuales volaran al cielo o en todo caso, con tiempo suficiente para huir y esconderse en las cuevas de algunas montañas de los estados limítrofes…
Sea por la alianza sórdida y siniestra entre autoridades policiacas y los malosos…
Sea por incapacidad oficial…
Sea porque la vida de los trabajadores de la información “no vale nada” como reza la canción de José Alfredo Jiménez…
Sea por el desdén gubernamental…
Sea porque los malosos van por delante que las corporaciones policiacas…
Sea porque un asesinato borra y hace olvidar el anterior y el anterior y el anterior y de pronto se cae en un burocratismo inconcebible…, Veracruz, en el ranking mundial.
La fama jarocha trascendiendo en el otro extremo del planeta, incluso, en Irak y Siria, donde “la muerte tiene más permiso” que nunca.

NIÑOS HUÉRFANOS, PAREJAS VIUDAS

Con el gobernador Miguel Alemán Velasco murió un reportero y nada pasó.
Con Fidel Herrera Beltrán, asesinaron a cinco y nada pasó.
Javier Duarte dejó 19 trabajadores de la información ejecutados, más tres desaparecidos, y nada pasó.
El legado de Miguel Ángel Yunes Linares fueron 5 reporteros y camarógrafos asesinados y tampoco nada pasó.
Ahora, con la 4T van cuatro, y de igual manera que antes, los asesinos físicos e intelectuales, ni sus luces.
Y si los hay, bajo sospecha.
Incluso, casos inconclusos, incompletos, a medias.
La faramalla y el reality-show como elementos distractores.
Mientras, el prestigio de Veracruz en otras latitudes del planeta.
Que Irak ni que Siria. Veracruz, el centro del infierno.
La mayor parte de reporteros asesinados trabajando en los medios impresos, periódicos y revistas.
Las letras, la palabra impresa, más devastadoras que las R-15 y las Magnum.
Número incalculable de niños huérfanos.
Y parejas viudas.
Y padres ancianos a la deriva económica y social, pues les habría matado al jefe de familia que llevaba el itacate a casa.
Montón de hogares enlutados porque los reporteros se volvieron incómodos e indeseables.
Y, bueno, si algunos políticos han intentado en treinta años de ensuciar la biografía pública de los trabajadores de la información, entonces, caray, la justicia exige la aportación de pruebas concretas, específicas y macizas, pues de lo contrario, se vuelve calumnia y difamación.
El más ocurrente fue Javier Duarte gritoneando que nunca expondría su honor por culpa de reporteros bajo sospecha de tener amistades peligrosas ligados a carteles de la droga.
Pero al mismo tiempo, vaya paradoja, nunca, jamás, aportó pruebas.
Puros dimes y diretes. Pura lengua. Incluso, tratando de desacreditar el oficio reporteril cuando, vaya destino, está preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México sentenciado a 9 años de cárcel.

MALAS CUENTAS DE LA 4T

Malas cuentas está rindiendo la 4T jarocha a la 4T del altiplano.
Caray, Veracruz, resonando en Irak y Siria, en tanto, insólito, el obradorismo asiló a montón de reporteros afganos, además de repatriar a muchos reporteros de Estados Unidos asignados en aquella región cuando los talibanes ascendieron al poder público.
Simplemente, pareciera, es quizá, “candil de la calle y oscuridad de la casa”.
México, con el obradorismo, deseando trascender en el mundo con la mano tendida a los reporteros y sus familias en Afganistán, mientras el país obtiene el Premio Nobel, el Oscar, de los reporteros asesinados en el planeta.
El descrédito, pues. La manifiesta incapacidad, principio de Peter, para hacer cumplir la ley y el llamado Estado de Derecho.
Las primeras víctimas de la guerra que tenemos desde Felipe Calderón Hinojosa son los civiles y las mujeres y los niños y los ancianos y los jóvenes.
Pero también, los reporteros.
Un infierno llamado Veracruz. La bamba violenta y caliente.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.