cargando

En twitter:

PosData
Jueves 04 marzo, 2021

El Secretario Regañón

La capacidad epidemiológica del titular de Salud apenas, apenitas alcanza para enfrentar el COVID inculpando a chicos y bañistas del rebrote del coronavirus
•Cadenas de errores y pifias ensartadas en los últimos dos años y tres meses en que la salud pública está "atrapada y sin salida" en el infierno
•Un doctor "con la espada desenvainada" en contra de los antecesores, montón de denuncias penales, ninguna que ha procedido


Luis Velázquez/Foto de Yerania Rolón

El secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, ya entró a la historia local. Muchos han sido los campanazos asestados desde el gobierno de Veracruz, tiempo cuando fuera premiado por su lealtad a Morena trabajando en el Hospital Regional de Coatzacoalcos cobijado por Miguel Ángel Yunes Linares.

  • Roberto Ramos Alor. Los talones de Aquiles

Por ejemplo, ningún titular de la SS en el país ha pasado los últimos doce meses regañando "a tiro por viaje" a la población civil de que por su culpa el rebrote del COVID.
Lo hizo, por ejemplo, cuando los chicos organizaron pachangón y bailongo en Tlacotalpan y cuando en Xico la alcaldesa invitó al fiestón religioso porque "de cualquier forma morirán".
Pero también, cuando el fin de semana anterior, el día último del mes de febrero a punto de la llegada de los Idus de Marzo, los bañistas abarrotaron las playas.
Sus neuronas y capacidad epidemiológica y sanitaria apenas, apenitas alcanza para.
Bien valdría que su oficina de prensa, por ejemplo, y/o el cuerpo de asesores le ofrendara una palangana con agua limpia y jaboncito para "lavarse las manos" de que Veracruz ya trascendió los ocho mil muertos por el coronavirus.
Y estamos en el tercer lugar nacional con número de contagiados.
Los reflectores y las candilejas descalabran la serenidad y la prudencia y la cordura del secretario de Salud.
Nadie dudaría de que su equipo de operadores está pendiente de los pachangones de norte a sur y de este a oeste de Veracruz para de nuevo levantar la voz incendiaria en contra de ellos.
Con todo, incluso, que el CDE del PAN de Joaquín Guzmán Avilés prendió los focos rojos sobre el presunto desvío de fondos públicos en la SS de acuerdo con la exhibida de la Auditoría Superior de la Federación.
Nada, sin embargo, trascendió cuando, por ejemplo, incorporó en la nómina oficial a familiares y amiguitos.
Tampoco cuando en las redes sociales navegara la versión de la compra por dedazo de medicinas a la empresa propiedad del ex delegado federal en Jalisco.
Ni menos cuando remodelara sus oficinas para trabajar a gusto, dichoso y feliz, en plena pandemia.
"Los excesos de confianza, dijo a los bañistas domingueros festinando la llegada de la primavera, pueden hacer que retrocedamos a un mayor riesgo".
Pero de hecho y derecho, ya estamos.
Y como el COVID salió muy canijo en Veracruz, tierra fértil que encontrara, los vientos huracanados están en su contra y el mal karma y la peor vibra palpitan en sus entrañas.

PALADÍN DE LA JUSTICIA Y LA HONESTIDAD VALIENTE
El titular de la SS llegó del sur de Veracruz a Xalapa "con la espada desenvainada".
Deseoso de congraciarse con el góber jarocho de López Obrador, se aplicó con todo para interponer denuncias penales en contra de sus antecesores.
Más todavía:
En tanto el resto del gabinete levantó denuncias penales únicamente contra sus antecesores yunistas, Ramos Alor incluyó a los secretarios de Salud de Miguel Ángel Yunes Linares, Javier Duarte y Fidel Herrera Beltrán.
"Ningún títere dejó con cabeza".
Fue, quiso ser, el más sanguinario e impecable político, paladín, caudillo de la purificación moral.
El Narciso Mendoza del obradorismo en Veracruz.
Tan es así que en reciprocidad, cuando las redes sociales le sacaron por ahí una foto dando un besito tierno, cariñoso y dulzón a un chico, el góber "tiró su espada en prenda" y lo defendió asegurando, en nombre de la jefatura del Poder Ejecutivo Estatal, que era un fotomontaje, como si su palabra fuera sagrada y consagrada, el non plus ultra, la verdad máxima, escueta, concreta, específica y maciza.
Pero muchos meses después, y a dos años y 3 meses de distancia, ninguna de las denuncias penales de Ramos Alor ha procedido.
Ninguna.
Pura rabieta y el berrinche inmolándose en la vía pública por la honestidad valiente sin un resultado penal de la Fiscalía General.
Peor, si se considera que Ramos Alor interpuso las denuncias, como el resto del gabinete legal y ampliado de la 4T, y nunca, jamás, volvió a ocuparse para dar seguimiento.
Ahora, el CDE del PAN lo tiene en la mira basado con el informe de la Auditoría Superior de la Superior, pues de comprobarse los hechos significaría que habría terminado, y tan pronto, haciendo lo mismo que criticaba y lo tuvo enfurecido.

GOBIERNO DE OCURRENCIAS
Con todo, es el Secretario Regañón... que para tal únicamente parecen alcanzarse las neuronas.
El hígado y las ocurrencias como ejercicio del poder.
Regañó a los trabajadores de la información cuando les dijo que "ningún chile les embona".
Regañó a los chicos y bañistas por el rebrote del coronavirus.
Regañó a uno que otro presidente municipal porque han sido desidiosos y negligentes con el desastre epidemiológico.
Y aun cuando cree en los chamanes, los brujos y las hierbas, hoy, cuando es el primer viernes de marzo, de seguro le harán una limpia para revitalizar su karma, su aura y su buena vibra.

RECUENTO DE DAÑOS
El estado de salud del Estado de Veracruz es así:
Primer lugar nacional en adolescentes embarazadas.
Primer lugar nacional en abortos clandestinos.
Primer lugar nacional en mujeres con cáncer de mama.
Segundo lugar nacional, luego de Oaxaca, con población desnutrida y anémica.
Los niños de las regiones indígenas seguían durmiéndose en el pupitre en el salón de clases cuando había clases presenciales por tanta anemia y desnutrición.
Los enfermos de las regiones indígenas trasladados de su comunidad a la clínica más cercana, por lo regular en la cabecera municipal, sentados en una silla amarrada a la espalda de un vecino que como un burrito se fletaba para el viaje acompañado de otros vecinos para el relevo.
Y con frecuencia, el enfermo fallecido en el camino.
Clínicas rurales, sin medicinas.
Clínicas rurales, sin enfermeras ni médicos.
Niños con cáncer, sin medicinas en tiempo y forma.
Es el Veracruz del Secretario Regañón.
El COVID lo ha exhibido en el palenque público.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.