cargando

En twitter:

PosData
Martes 12 enero, 2021

"La lucha por un hijo no termina"

Las palabras y las letras de una escritora, Celia del Palacio, al servicio de las dolientes, madres buscando a hijos desaparecidos
•El último libro de la investigadora y académica integra testimonios desgarradores del camino al Gólgota de las víctimas de la violencia
•Policías, agentes del Ministerio Público y Fiscales, en el peor triángulo del mal en Veracruz, blindados por la soberbia del poder


Luis Velázquez

Durante muchas semanas, la académica y escritora Celia del Palacio (Ciudad de México, 1960) pasó los días escuchando las más dramáticas historias: platicó con 25 madres, hermanas, tías, esposas y padre de los desaparecidos únicamente, y por ahora, en la región de Orizaba.
La peor tragedia humana en el estado de Veracruz, mínimo, desde el sexenio de Javier Duarte, cuando la tierra jarocha fuera encumbrada, primero, "como el peor rincón del mundo para el gremio reporteril", y segundo, la entrada a las grandes ligas de la desaparición forzada, nacida de la sórdida y siniestra alianza de políticos, jefes policiacos, policías y carteles y cartelitos para desaparecer personas... en fosas clandestinas, pozoleadas y flotando en los ríos y lagunas.
Su apostolado social constituye un gran intento "de dar voz a los familiares de los desaparecidos".
Y más porque ellos viven doble, triple, quíntuple tragedia.
Una, el familiar secuestrado y desaparecido.

  • Celia del Palacio. La voz de las madres dolientes/Foto tomada de Facebook

Dos, la búsqueda frenética para encontrarlos.
Tres, conforme caminan los días, los meses y los años, la firmeza moral y sicológica y sociológica para seguir hurgando.
Cuatro, niños y parejas en el peor desamparo de la vida.
Y cinco, la tendencia oficial del desdén y el menosprecio como si los desaparecidos y los familiares fueran los peores enemigos y adversarios de las tribus políticas encaramadas en el poder público. Javier Duarte. Miguel Ángel Yunes Linares. Y Cuitláhuac García Jiménez.
El resultado de aquella extenuante y agotadora y agobiante faena, llena de profunda, inalterable, generosidad y solidaridad, es su último libro. Se llama "Porque la lucha por un hijo no termina...". Y está publicado por la editorial de la Universidad Veracruzana.
Se trata del primer gran libro dedicado únicamente a las madres de los desaparecidos. Las madres integradas en el Colectivo Familiar de Desaparecidos Orizaba-Córdoba.
Además, porque la maestra e investigadora, luego de las entrevistas, plagadas de dolor y sufrimiento, volvió a enfrentar las mismas historias, editó y reescribió.
Y más, mucho más todavía, porque pulió y volvió a pulir las entrevistas en la limpieza literaria en la medida en que "la quimio y la radioterapia para tratar un cáncer de mama agresivo" se lo permitieron.
Doctora en Historia por la UNAM, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de la Ciencia, con varios libros publicados, entre otros, sobre la prensa en Veracruz, tiempos duros y rudos, novelista ("El camino del fuego" es su última novela), defeña, arraigada en Veracruz desde Xalapa, nadie como ella, ni siquiera, vaya, reporteros, menos, mucho menos, académicos de la Universidad Veracruzana, con una vida plena, apostolado total y absoluto, al lado del ejército doliente.

DESTRUÍDA LA VIDA DE LOS PARIENTES CERCANOS...
Celia del Palacio alcanza en el libro la plenitud humana cuando apenas, apenitas, se transfigura en un instrumento, vaso comunicante, eje rector, de los otros, de los demás, de sus semejantes.
El libro está integrado con las voces de las madres. Ellas cuentan sus historias dramáticas. Son ellas por ellas mismas. Y la maestra y escritora se vuelve una actora invisible a cargo del prólogo, un gran prólogo.
Recuerda, por ejemplo, a Svetlana Alexiévich, el premio Nobel de Literatura que como periodista cedió la palabra a las víctimas de Chernobyl, pero también a las mujeres y a los niños de la guerra.
También a Martha Gellhorn, la escritora con más de veinte libros publicados, donde cuenta historias desgarradoras sobre la guerra civil española, por ejemplo, y en donde cede las voces a mujeres y niños víctimas.
Ni se diga a John Reed, con México Insurgente.
"Porque la lucha por un hijo no termina..." visto de principio a fin por las madres a quienes la escritora entrega su voz con espíritu civil y religioso para que las historias, cierto, nunca sean olvidadas, pero al mismo tiempo, para "visibilizar las historias de vida de jóvenes cuyo paradero, en la mayor parte de los casos, aún se ignora".
Y se ignora muchos años después, mínimo, una década, y que ha dejado, entre otras cositas, "destruidas las vidas de los parientes cercanos y dañado profundamente el tejido social".
Son las voces que "no han sido tomadas en cuenta".
Las historias de mujeres, sobre todo, que en la búsqueda "han sufrido todo tipo de maltratos".
Incluso, mujeres luchando de forma solitaria.
Bastaría referir que hacia finales del año 2020, el Colectivo Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, formado en el año 2012, estaba integrado por más de 370 (trescientas setenta) familias de la región.
370 familias equivalentes a 370 desaparecidos.
Son las madres y padres que nunca "hallaron apoyo en las autoridades" luego del secuestro y desaparición de los hijos.
Todas ellas, por iniciativa propia, buscando a los suyos en fosas clandestinas, cárceles, centros de rehabilitación y refugios para indigentes.
La escritora, investigadora del Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación de la Universidad Veracruzana, en uno de los capítulos más generoso de su vida.
Una vida que enaltece, honra y dignifica la naturaleza humana.
Con ella, todos nos sentimos y sentiríamos seguros de caminar las horas de cada día y noche... en la ruleta rusa.

UN VIAJE POR EL DOLOR
El libro es muy bueno. Entre otras razones, por tanto sentimiento generoso, solidario y humano expresado en cada página y capítulo.
Con su lectura llega a sentirse y olerse y percibirse el dolor y el sufrimiento y la tensión cardiaca de las madres en la medida que escarban y escarban lotes baldíos buscando fosas clandestinas donde quizá, acaso, y en la última desesperación, pudieran encontrar restos de los suyos para la cristiana sepultura en el panteón y tener un lugar donde llevar flores y veladoras y rezar y recordar.
En el viaje por el dolor se siente la mañana tibia y fresca, quizá con la espalda al sol crujiente, y como durante muchos meses las madres lo han venido haciendo, entonces, de pronto, pareciera como si corrieran en un carril y cuando se van acercando a la meta de pronto el carril desaparece y solo queda el vacío.
Pero las madres insisten. Unas a otras dándose consuelo y transmitiéndose energía para seguir y seguir y seguir.
Es el relato conmovedoramente humano de "personas afectadas por la desaparición de sus familiares" para dignificar la vida y dignificar la memoria y sentir todas ellas que están vivas porque continúan buscando.
Pero más todavía, tragedia para el gobierno de Veracruz:
"Los testimonios que se plasman en este libro confirman el reiterado abuso de los operadores del sistema de justicia, especialmente policías y agentes del ministerio público o fiscales".
¡Vaya triángulo de la muerte!
Más, cuando el año anterior, la secretaría de Seguridad Pública detuvo, sin que nadie después conociera el desenlace, a policías municipales de Álamo y Paso del Macho, acusados de narcos, amiguitos de los carteles y cartelitos, sicarios y pistoleros.
Bastaría referir que el libro "Porque la lucha por un hijo no termina" cuenta las historias a partir de la tragedia en Orizaba, pero que al mismo tiempo, se extiende a lo que se llama "El Triángulo de los Bermúdez", Córdoba, Xalapa y Veracruz, denominado así por el ex secretario de Seguridad Pública con Javier Duarte, Arturo Bermúdez Zurita, "señalado de ser el responsable o cómplice de muchos de los casos aquí reseñados".
Hay tiempo y espacio para las historia contadas.
El libro de la maestra Celia del Palacio honra la vida.
Anima y reanima los días oscuros y sombríos.
Una académica, una escritora, una intelectual llena de humildad y modestia al servicio de los dolientes.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.